La irónica vida

6558479989_b1af74af4c_z

Sábado, 10 de la noche. Camino por la avenida. A mi izquierda la chica de la que estuve enamorado hace pocos años. A mi derecha su mejor amiga, la chica de la que estuve enamorado hace pocos meses. Hablamos de cualquier tontería mientras llegamos al restaurante donde se encontrarán con otros amigos y donde pienso dejarlas y al instante largarme. La situación no es la más cómoda pero me río de lo irónica que puede ser la vida.

Suena un teléfono. Contestan a mi izquierda. Es su amigo. El chico que creo está interesado en ella y que, imagino, ella es consciente de su interés. Suena otro teléfono. Contestan a mi derecha. (Aunque ella se esfuerza por no mencionar su nombre) descifro que es el chico que creo está interesado en ella y que, sé, ella corresponde en el interés. Ya no me río de lo irónica que puede ser la vida, le pido a la vida que por favor no lo venga a ser hoy conmigo.

No tengo a quien llamar para equiparar la situación… es inevitable, tengo que oír sus conversaciones. Me entero que ambos, están en sus respectivos carros y en la misma avenida por donde nosotros vamos, por cierto, a pie. Ambos le ofrecen a su respectiva “amiga” recogerlas y llevarlas al restaurante donde todos irán a cenar. ¡Que alguien por favor también me recoja y me desaparezca de ahí!

Aprendí la lección: Antes de reírte de “lo irónica que puede ser la vida” piénsala dos veces. La vida puede terminar riéndose de ti.

Anuncios

Un comentario en “La irónica vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s