@ocram nos explica por qu?? la pirater??a no ser??a mala del todo.

via Perú 2.1 by Marco Sifuentes on 8/18/09

 

m.jpg

En los a??os 80 todos ??ramos delincuentes. Todos los que ve??an una pel??cula en su casa, al menos. Y todos los que las alquilaban, desde el bodeguero de la esquina hasta Monterrey, Pharmax y Wong, que -en aquellos a??os- alquilaban casettes de v??deo que hoy llamar??amos piratas. Aunque, claro, en esa ??poca, los mayorcitos recordar??n, nadie hablaba de “pirater??a”. Era natural alquilar una copia sin licencia en cualquier lugar. Cotidiano. Hasta que, a inicios de los 90, lleg?? Blockbuster, introdujo el concepto de “original” y empez?? la persecuci??n a un circuito de negocio que ten??a ya diez a??os establecido.

 

 

 

 

??ste es uno de tantos episodios ilustrativos que sustentan la tesis de “??D??nde est?? el pirata?“, reciente libro del cineasta Alberto Durant. Escrito con la pasi??n del converso,??Chicho??Durant cuenta en la introducci??n de su libro que, durante a??os, ??l presidi?? una organizaci??n internacional que defend??a los derechos de los productores cinematogr??ficos y cuyo uno de sus fines era la lucha contra la pirater??a (una especie de Apdayc del cine). En el 2006, ingres?? a la Maestr??a de Comunicaciones de la PUCP, empez?? a estudiar el fen??meno, rompi?? con sus viejos paradigmos y, finalmente, present?? la tesis que luego se convirti?? en el libro.??

 

Durant comprendi?? que la legislaci??n y ciertos modelos de negocio han quedado desfasados ante el avance de la tecnolog??a. En estos tiempos, el costo de copiar una obra cinematogr??fica (o musical o literaria) es cero: ??nicamente lo que cuesta el soporte (digamos, un DVD en blanco) y muchas veces ni eso (si lo bajas directamente a tu computadoras). Y si el costo es cero, ??por qu?? el precio no puede tambi??n ser cero?

 

Uno de los gur??es de la nueva sociedad de la informaci??n se llama Chris Anderson. En el 2004, propuso el modelo de negocio del “long tail” que es el secreto del ??xito y el blindaje ante la crisis de, por ejemplo, Amazon.com, la famos??sima librer??a virtual, o Google mismo. El a??o pasado public?? un art??culo en Wired que explica c??mo se han replanteado las cosas: “Free! Why $0.00 Is the Future of Business” (“??Gratis! Por qu?? $0.00 es el futuro de los negocios”). La explicaci??n es sencilla: en una econom??a como la generada por Internet, en la que los costos tienden a cero, el futuro de los negocios es ofrecer productos gratuitos. ??Por qu??? Para empezar, porque s?? se puede pero tambi??n porque ya existe una cultura de lo gratuito.

 

Un par de ediciones atr??s, la revista??Poder??public?? un ilustrativo art??culo de The WarthonSchool sobre el Precio Cero. All?? se explicaba que “la tecnolog??a digital ha posibilitado copiar f??cilmente materiales protegidos por derechos de autor -m??sica, pel??culas, fotograf??as y noticias-, que son, o eran, productos de industrias tradicionales. El resultado de todo eso fue un cambio en las expectativas del consumidor. Ha surgido una “cultura de lo gratuito”; hay muchas cosas que las personas esperan obtener gratuitamente.”

 

“Hoy vivimos en el conflicto entre los que quieren ganar dinero produciendo incluso muchas cosas innecesarias pero que influyen??psicol??gicamente en las personas para que compren lo innecesario, lo cual es no ??tico, y los que quieren que las cosas sean cada vez m??s baratas para mejorar su est??ndar de vida”, explica el principal investigador del Precio Cero en el Per??,??el profesor de Finanzas de la Universidad del Pac??fico, Guillermo Runciman. “Pero este conflicto tiene soluci??n: Cuando el empresario se d?? cuenta que producir por nada le da derecho a obtener todo lo que necesita” (ver toda su explicaci??n en http://ir.pe/21). 

El principal argumento contra la pirater??a es que es inmoral, un robo que genera un perjuicio econ??mico a los autores y artistas. Mentira. En realidad, el principal enemigo es el modelo de negocios desfasado de la industria del entretenmiento y la informaci??n. La cultura de lo gratuito y el precio cero han llegado para quedarse, nuestra legislaci??n y nuestros negocios deben empezar a adaptarse a ellas en vez de combatirlas. Al final, resulta que algunos lonches s?? son gratis.

 

imagen: Andr??s Edery 

P.S.:??Por casualidad, al d??a siguiente de publicada esta columna, el gran FOZ publica un excelente art??culo en Per?? Econ??mico sobre este tema: ??Qui??n pagar?? por YouTube?, altamente recomendado.

 

Y ahora… Guillermo Runciman me env??a algunos apuntes para iniciar la discusi??n sobre el Precio Cero. “Estoy dispuesto a seguirla”, me dice. Aqu?? va:

 

******

??En que consiste el precio cero?

 

Consiste la capacidad del “vendedor”??de entregar su producto al “comprador”??sin cobrarle dinero alguno.

Puede haber diversas razones para que esto suceda:

Es com??n en el marketing ofrecer muestras gratis (a precio cero) a fin de animar al cliente a que compre pronto una cantidad superior del bien, de modo tal que el beneficio de la venta sea superior al costo de la entrega de muestras gratis. Esta actividad es muy com??n en la actualidad.

Lo que no es com??n es entender la din??mica en la que entra la econom??a ante la vertiginosa velocidad del cambio tecnol??gico actual: Hoy un bien necesario se produce m??s r??pido, en mayores cantidades, con materiales cada vez m??s sofisticados, cada vez con menor intervenci??n de la mano del hombre, reemplazada por rob??tica y fuentes de energ??a m??s eficientes que antes. Se est?? llegando al l??mite en que una sola f??brica puede producir un determinado bien necesario para cubrir la demanda total del mundo. Una segunda f??brica que intente competir va a generar sobreproducci??n, salvo que lo haga a menores costos vendiendo su producto a menores precios. Es probable que sobreviva la f??brica m??s eficiente, de lo contrario se deviene en desperdicio de recursos.

50 a??os atr??s el reloj m??s barato lo fabricaba un maestro relojero suizo durante varias horas de trabajo. Al reloj hab??a que darle cuerda diariamente as?? como ponerlo en la hora escuchando Radio Reloj que entre noticias y comerciales, cada minuto daba la hora. El reloj era un bien escaso y hasta un s??mbolo de status social. La tecnolog??a actual que contiene un reloj
permite mantener su exactitud mientras dure la bater??a, un robot genera un circuito impreso producto del desarrollo de la nanotecnolog??a y los relojes son tan baratos que te los regalan en el tel??fono celular o en la laptop.

Generalizando el concepto, esta din??mica de la econom??a permite entender que el r??pido cambio tecnol??gico produce el desplazamiento de la curva de oferta agregada hacia la derecha, de tal modo que cruza a la curva de demanda?? agregada formando el precio cada vez m??s bajo?? y la cantidad de los bienes?? transados ser?? mayor.

Se llega al l??mite del desplazamiento de la curva de oferta cuando se llega al precio cero. Lo cual desincentivar??a a unos pero lo agradecer??an otros.

En nuestro pa??s se dan situaciones en que los precios de determinados bienes agr??colas como el arroz o la papa llegan a niveles inferiores a sus costos de producci??n. El precio cero es en estos casos pernicioso porque desincentiva la actividad del productor. La soluci??n posible es la de fortalecer la Investigaci??n y Desarrollo (I+D) para tender a reducir los costos de producci??n y a la vez planear la producci??n a fin de lograr que el precio no est?? debajo del costo

El precio cero es saludable cuando el costo tambi??n es cero y esto puede existir cuando se minimiza el factor trabajo v??a tecnolog??a, cuando se tiende a que la demanda sea igual a la necesidad y cuando la retribuci??n del trabajo sea el derecho de adquirir lo que se necesita y no el dinero.

La evoluci??n de las tecnolog??as de producci??n conlleva la posibilidad de reducir paulatinamente la jornada de trabajo permitiendo el desarrollo del tiempo de ocio.

Poni??ndonos en los zapatos del productor?? “de hoy”??que realiza su trabajo con fines de lucro, es decir, para recibir dinero, sufrir??a una gran frustraci??n. Pero si nos ponemos en el lugar del demandante de los bienes, este sentir???? que ha bajado el costo de vida y que con lo mismo que gana puede diversificar la satisfacci??n de sus necesidades, siendo en consecuencia m??s rico que antes econ??micamente hablando. ??

Aqu???? tenemos que responder a la segunda pregunta: ??Cu??l es el est??mulo para trabajar o producir si no voy a recibir dinero? Claro: Si el precio es cero, no voy a tener margen de ganancia y entonces no habr??a est??mulo para producir.

Est???? demostrado que el ser humano no solamente trabaja por obtener dinero. Wikipedia, por ejemplo se ha construido y sigue construy??ndose sobre la base de gran cantidad de aportes gratuitos ??o es que no se concibe que alguien haga algo por amor al arte? Hoy ya no s??lo somos consumidores o productores, desde “La Tercera Ola” de Alvin y Heidi Toffler hasta “Wikinomics” de Tapscott y Williams se habla de “Prosumidores” que es la combinaci??n de ambos en cada persona, es la s??ntesis de los ofertantes y demandantes basados en el esp??ritu de cooperaci??n y no tanto de competencia. Al final cada ser humano es capaz de ser ofertante y demandante a la vez.

Tema aparte es la necesidad que se evidencia en el Per????de garantizar que toda persona sea completa. En una publicaci??n t??cnica de la Presidencia del Consejo de Ministros del a??o 2004 se dice que tenemos m??s de 5’301,000 personas con anemia permanente (cerca del 20% de la poblaci??n) eso es minusval??a e incompetencia del Estado.??

La dedicaci??n a escribir estas l??neas por ejemplo es por una necesidad interior de sintetizar reflexiones sobre el cambio de visi??n de la econom??a desde el principio de la escasez hacia el de la b??squeda de la abundancia para aterrizar en el desarrollo de la productividad para el bienestar.

??De qu?? sirve el dinero si no hay qu?? comprar? Parece que nos hubi??ramos olvidado que la econom??a es la ciencia que busca satisfacer las necesidades de los seres humanos para lo cual lo que se requiere es producci??n y servicios al menor costo posible. No olvidemos que durante mucho tiempo hubo operaciones comerciales sin que exista el dinero. Alg??n est??mulo debe haber existido para producir durante la ??poca del trueque.

Hoy el trueque puede ser relanzado sobre la base de los sistemas de informaci??n existentes. Internet 2.0 permite que cada cual informe lo que produce?? y sea a la vez informado de lo que necesita. Se requiere un pacto social en que todo miembro de la Poblaci??n Econ??micamente Activa produzca lo suyo con la mayor eficiencia (pleno empleo verdadero) ??
??

?? Si se generaliza el sistema ??qu?? sentido tiene ganar dinero si todo cuesta cero? De tender al precio cero, se puede desactivar el sistema del dinero, minimizando las desventajas que acarrea:

No obedece a la ley de Rendimiento decrecientes

Es el instrumento preferido por los sistemas de corrupci??n.

En suma, hoy vivimos en el conflicto entre los que quieren ganar dinero produciendo incluso muchas cosas innecesarias pero que influyen psicol??gicamente en las personas para que compren lo innecesario lo cual es no ??tico y los que quieren que las cosas sean cada vez m??s baratas para mejorar su est??ndar de vida. Pero este conflicto tiene soluci??n: Cuando el empresario se de cuenta que producir por nada le da derecho a obtener todo lo que necesita, se dar?? cuenta que tambi??n as?? se es rico.

Finalmente ??Esto es real? ??Existe ya? Sin duda es real. Est?? comenzando a existir. Hace 42 a??os en el Per?? s??lo hab??an dos computadoras: La del BCRP y la de la UNI. Eran dos “main frames” con muy poca capacidad de memoria y costaron una millonada. ??Cu??ntas computadoras hay hoy?? en el Per??? Cada cual m??s potente y tendiendo al precio cero.

Lo mismo puede pasar con los alimentos si nos decidimos hacer pol??ticas constructivas donde la ciencia y la tecnolog??a??sea seriamente incentivada como promueve el doctor Modesto Montoya.

Los conflictos en el plano del copy right, la pirater??a y las patentes son s??lo una consecuencia de la vor??gine tecnol??gica que conduce a la democratizaci??n de la Internet y la electr??nica en desmedro de los que temen que los copien. Cada cual puede sacar sus conclusiones y seguir desarrollando esta discusi??n.

Estoy dispuesto a “perder”??mi tiempo en seguirla. Mi email es runciman_ga@up.edu.pe

??

Guillermo Runciman Saettone

Ingeniero Economista

Profesor de Finanzas de la Universidad del Pac??fico

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s