Yuyanapaq. Para recordar

Este trabajo me valió un 18 en mi curso de Realidad Nacional

Se dice que un pueblo sin memoria, es un  pueblo sin destino. Un país que olvide las tragedias de su pasado violento, corre el riesgo de repetir las causas y los efectos de esa fatal violencia. Para evitar que eso suceda en nuestro país el Gobierno del Sr. Valentín Paniagua, en noviembre del 2000, creó la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Esta comisión se encargó de recoger los testimonios de las familias afectadas por el conflicto civil interno y redactar un informe final que resumiera aquellos años de terror y violencia que vivió el país en la época de Sendero Luminoso y el MRTA. Uno de los objetivos de este informe era también reivindicar al Estado con aquellas personas que se habían sentido abandonadas por el gobierno en aquellos años.

Yuyanapaq. Para recordar, es una de las propuestas de la Comisión de la Verdad y Reconciliación por intentar reparar de manera simbólica a las familias victimas del conflicto armado interno que vivió el Perú en la época del terrorismo. De ésta manera se constituye en un Informe Final y Visual de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. yuparec

La muestra consta de 250 imágenes repartidas en 24 salas. Las mismas que nos recuerdan, el cruento pasado de aquella era de violencia y terror que sufrió el Perú entre los años 1980 y 2000, e intenta reconstruir la memoria gráfica de ese terrorífico periodo que causó la muerte y desaparición de más de 69,000 personas.

A muchos de los que fuimos pequeños en aquellas épocas, no solo nos ayuda a recordar si no que también nos informa de las atrocidades cometidas por los grupos subversivos Sendero Luminoso y el MRTA en todo el país. Tampoco cierra su boca acerca del gran número de injusticias cometidas por parte de las fuerzas armadas, que sin una adecuada planificación de inteligencia cometieron grandes agravios contra campesinos y ciudadanos humildes -entre adultos y niños- que nada tenían que ver con este conflicto de resistencia armada.

La tristeza e indignación son sentimientos que se entremezclan dentro de uno al presenciar las imágenes de aquel conflicto. Ese conflicto que pudo haberse evitado si el gobierno hubiera cambiado su política centralista y dedicado un poco más de interés a las necesidades de los pueblos hermanos del interior del Perú.

Pueblos inocentes que se vieron obligados a defender sus vidas y las de sus familias, y que se encontraban en medio de una guerra entre grupos extremistas y el gobierno, fueron los principales agraviados en esos años de conflicto.

Las preguntas que surgen una vez revelado, de esta resumida manera, la realidad de nuestro país en aquellos años son: ¿Que culpa tenían ellos? ¿Por qué siempre son los pobres, los menos fuertes o los humildes, quienes suelen pagar las irresponsabilidades de otros?

El MRTA, Sendero Luminoso y el Gobierno les endosaron a estas personas inocentes, el costo de un conflicto ideológico que significó la pérdida de miles de vidas. Y no fue hasta el atentado en Tarata que esa clase política, de la alta sociedad, que se mantuvo siempre de espaldas a la realidad de los pueblos, reaccionó.

Hoy, casi 30 años después de ese primer brote de terrorismo en Chuschi, Ayacucho donde integrantes de Sendero Luminoso quemaron 11 ánforas electorales en señal de protesta; parece ser que todos esos esfuerzos por no olvidar, no han dado ni un solo fruto. La batalla ocurrida en Bagua donde los Awajún y los policias se enfretaron por el bloqueo de carreteras en señal de protesta ante la poca intervención del gobierno en esas zonas, nos devuelve a esas épocas en la que el Perú vivía enfrentado entre sus propios ciudadanos.

Nuevamente aparece un azuzador, uno que echa fuego al descontento hacia el Estado, y motiva a los pobladores a enfrentarse a este gobierno, el mismo que ha contribuido para que exista este reclamo totalmente valido, pero mal conducido.

Una vez más, justos pagan por pecadores. Mueren policías, mueren awajún inocentes, y los principales responsables -El gobierno, por un lado, y Pizango por el otro-, disfrutan de libertad y tranquilidad.

Coincidencias encontramos hasta con quien fue el presidente en aquellos años, que parece no haber aprendido mucho en 15 años de ausencia en el poder, y que sigue apostando por aquellas posturas mercantilistas que tanto contribuyen a continuar alejando la clase política de las sociedades mayoritarias de nuestro país.

¿Hasta cuando? Es la siguiente pregunta que surge. ¿Cuál es la solución? ¿Qué nos podría sacar de este círculo vicioso, que parece nunca acabar? Lo único que puedo vislumbrar como una solución es la unión del Perú. Pero no de ese Perú representado por los poderes, que cada vez más desaniman a todos a continuar confiando en ellos; sino de ese Perú representado en cada ciudadano, cada uno de nosotros está en la capacidad de contribuir a que éste país sea diferente.

Acciones simples pero significativas es lo que el país espera de nosotros, empezar por intentar abolir ese racismo -que tan arraigado tenemos todos en nuestra mente- ofreciéndole mayor respeto a quienes no provienen de una sociedad parecida a la nuestra; ayudar de formas practicas con las cada vez más extendidas ayudas sociales de las que todos hemos formado parte en algún momento. O simplemente solidarizarnos con aquellos con quienes quizá nunca hemos tenido contacto pero son tan peruanos como nosotros. Por ejemplo, visitando esta muestra fotográfica que nos conecta con el sufrimiento de aquellos de quienes conocemos muy poco.

Yuyanapaq. Para recordar; abrió sus puertas, por primera vez, en agosto del 2003, siendo visitada por más de 200 mil peruanos. Hoy la defensoría del pueblo la repone nuevamente con la intensión de continuar el camino emprendido por la comisión de la verdad. El camino de reconciliar al Estado con los pueblos afectados, aquellos que tanto tiempo habían sido dejados en el olvido. La muestra fotográfica, se encuentra abierto al público y totalmente gratis de Lunes a Viernes de 9am a 5.30pm en el 6to piso del Museo de la Nación.

Este video de la entrevista a la actriz Magaly Solier –quien ganara el Oso de Oro en Berlin por la pelicula La Teta Asustada- para el blog utero.pe fue uno de los motivos que me llevaron a escribir lo que escribí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s