Hablando de nuestros desiertos…

Estuve estudiando rapidamente la vida de Moises y quice compartir esto…

Hace un tiempo conversaba con alguien que me contaba que estaba pasando por un desierto, me pidió que orara por ella, pero la verdad, yo no estaba muy lejos de esa misma situación. Fue entonces que el Se;or me mostró esto: (por si acaso no lo copie de ningun sitio)

El Éxodo nos narra la historia de un personaje que conoció el desierto mejor que nadie. El Señor lo preparó 40 años en ese desierto, antes de cumplir su propósito con él.

No sé si recuerdas. Moises huyó de Egipto por matar a un egipcio que maltrataba a un hebreo. De hecho hizo muy mal en matarlo. Pero creo que como todo joven en su ímpetu, respondió a algo que iba más alla que la simple venganza. Él buscaba justicia, justicia al maltrato que veía hacia sus hermanos israelitas por parte de los egipcios.

Dios había puesto a Moises en la casa del faraón con un propósito. Y es que no es lo mismo que un maltratado busque justicia por sus propias manos a que alguien, que no ha sido maltratado, se compadezca del débil y lo defienda. Moises tenía esa carga, y Dios lo venía trabajado desde muy temprano en su vida.
¿Cual es la visión que Dios viene poniendo en tu vida desde hace tiempo? ¿Hay alguna carga que siempre tuviste desde temprana edad? Creeme, hay muchas cosas que Dios viene trabajando en ti,hasta hoy, y aunque quizas aun no lo sepas, en algun momento te lo mostrará.

Pero, sucede que entonces Moises huye de Egipto, en busca de una mejor vida, un ambiente más tranquilo, sin lios que resolver. Precisamente, huye al… desierto; se casa luego con una madianita, forma una familia y empieza a trabajar. Yo diría, el hombre se establece.
¿Tu vida, hoy, tiene muchas de las cosas que siempre quisiste alcanzar?, ¿es tranquila y sin complicaciones? ¿Sientes que de alguna forma te has establecido? ¿O quizá te sientes seguro de que el alcance de las metas que te habías trazado van viento en popa? Sigue leyendo…

De pronto, cuando Moises menos lo piensa, se olvida de esa carga/visión por la justicía, de la que hablaba parrafos arriba (o si no la olvida por lo menos queda relegada). Ahora tiene una familia que atender, hijos que cuidar, una esposa que complacer, un suegro y jefe a quien rendir cuentas… un reba;o que pastorear…
¿No será que te estás distrayendo con los afanes de la vida cotidiana; que los planes de Dios para tu vida, los has dejado a un lado, relegados, ya casi en el olvido?

Precisamente, pastoreando ese reba;o, un dia aparece Dios en su vida nuevamente y lo llama!

¿Aparece nuevamente en su vida? ¿No era ese el primer encuentro de Moises con Dios?

Sí y no. Efectivamente, es la primera vez que el Se;or se mostraba a él de forma visible, pero recordemos que su nodriza en casa de faraón fue siempre su propia madre, la biológica. Legalmente era hijo de la hija del faraon -ella lo había adoptado- pero su madre siempre lo cuidó y educó; así que estoy seguro que él escuchó de Dios desde muy pequeño, y sabía por la tradición judía que existía un ser supremo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob.

Pero regresando a lo del llamado. Yo me imagino, que a Moises le debe haber incomodado mucho que el Señor lo sacara de su tranquilidad. y le dijera que quería usarlo para librar a su pueblo. De hecho, qué honor!, Pero por la respuesta que Moises luego le dá, parece que en ese momento su pensamiento mas bien hubiese sido algo como: ¿Pero Señor, ahora? ¿justo cuando la estoy pasando tan bien, sin complicaciones?
¿No es incomodo cuando viene el Espiritu Santo, te redarguye y te hace notar que has comenzado a olvidarte de Dios? ¿No nos cuesta acaso reconocer que, aunque las cosas ya no son difíciles,, seguimos necesitando de Él en nuestras vidas? Bueno, reconocerlo quizá no sea difícil, pero arrepentirnos de haber tomado esa actitud… eso sí que es incomodo.

Y me imagino en el corazón de Dios, una respuesta como: Helloooo, no eras tú el que quería justicia hacia el abuso de los egipcios? No venias tu indignado a preguntar: “si dicen q hay Dios, por que entonces no hace algo por esta gente y los libra de esta aflicción?”
Tanto lo anhelabas que hasta quiciste tomar la justicia por tus propias manos. Estoy hablando con el mismo Moises de hace 40 a;os? ¿Que paso con todos esos sue;os, anhelos, ideales que tanto querías lograr en el nombre del Se;or?

Y entonces, empiezan las excusas. "Pero Señor, no soy bueno para esto, envia a otro”. “Es que no me van a hacer caso, envia mejor a otro”. “Es que no se hablar bien, xq no envias a otro?”.
¿No nos ponemos muchas veces nosotros en ese mismo plan con el Se;or? Algo así como: “no lo sé Se;or, tu crees que yo lo pueda lograr?” Oigame! es Dios quien te está llamando ¿y Él cuándo se ha equivocado?

Pero quién puede discutir contra el Se;or, y sus designios. Moises lo entendió. Tomó la decisión y obedeció. El resto de la historia es conocida.
, ¿qué decisión tomarás? ¿y/o cuándo lo harás? Si te dispones, Él te dirá cómo y dónde.

Anuncios

3 comentarios en “Hablando de nuestros desiertos…

  1. esa ultima parte me recuerda algo q decia el brother Andrew (seguro q lo conoces) parafraseando: el verdadero "llamado" es a la obediencia diaria. No hay formula mas efectiva q esa para conocer el dónde y cómo, y asi cada uno de sus propositos para nuestras vidas. Graxs! muy bueno : )

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s